Español

Bio

Jeff ha sido un líder en visión congregacional, desarrollo comunitario e innovación empresarial durante más de 20 años en el sínodo de Minneapolis. Subsiguiente a su graduación del  seminario en 1994, Nehrbass pastoreó congregaciones en Edina, Andover y en Minneapolis mientras trabajaba como “Tentmaker” hacedor de tiendas, de maestro, dueño de negocio y mediador para la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo. Durante los últimos 10 años ha sido el Pastor de la iglesia Luterana Gethsemane en el norte de Minneapolis, trabajando junto a vecinos, a iglesias hermanas, con socios ecuménicos y con el  gobierno,  usando un nuevo modelo de cómo identificar y capacitar líderes, desarrollar recursos y hacer crecer la iglesia de Cristo en esta misión de 125 años.

En el 2015, Nehrbass proyectó una nueva visión de cómo trabajar en conjunto con otras iglesias  bajo el nombre “Mission Cluster” o Agrupación  de Misión, los cuales son grupos de iglesias que se acompañan con el motivo de aprendizaje compartido, de intercambio de recursos, de  iniciativa empresarial, de ingenuidad  mas voz pública. Como resultado de este enfoque innovador de organizar, de desarrollar recursos, de participación de voluntarios y de utilización efectiva de los medios y del crowdsourcing, Gethsemane ahora celebra una nueva vida, crecimiento, sostenibilidad y está cambiando la narrativa de las iglesias en decadencia en la ELCA.

Nacido en la ciudad rural de Heron Lake, Minnesota, y criado en la pequeña ciudad de West Bend, Wisconsin, Nehrbass tiene una licenciatura en Filosofía e Inglés de la Universidad de Wisconsin, Madison y recibió su Maestría en Divinidad de Luther Northwestern Seminario en San Pablo, Minnesota.

Pastor Jeff está casado con Cynthia Lehew-Nehrbass y son padres de Sarah y Jacob Nehrbass.
¿Qué dones traerías a la oficina del obispo de este sínodo? Traería un discípulo fervientemente devoto que ama la iglesia de Cristo y vive para compartir las buenas noticias del amor de Dios en Cristo por nosotros.

Traigo un apasionado proponente y organizador hacia el alcance comunitario, conectando iglesias con las necesidades de sus comunidades. Un historial comprobado de proyectar visiones creíbles, atractivas e interesantes. Un escuchador atento, un socio enfocado, con interés a otros que se relaciona de una manera auténtica.

Traigo décadas de experiencia en el ministerio urbano, así como experiencia estableciendo exitosamente un banco de alimentos sin fines- de-lucro, guarderías basadas en la fe, y programaciones de voluntarios que enseñan a los miembros de la comunidad cómo a su vez servir a los demás. Exitosamente poniendo en práctica una visión del “Mission Cluster”- Agrupamiento de la Misión; guiando a las iglesias a unirse con el fin de combinar talentos, recursos y energías para servir a todo el pueblo de Dios. Un propietario en negocios por 25 años que tiene experiencia desarrollando, manejando y administrando planes de crecimiento con producción  y resultados específicos. Mas, capacitación  y certificación en mediación y resolución de conflictos.

Traigo años de exitosas mediaciones pacíficas buscando encontrar puntos en común y respeto mutuo entre todos (algo que a menudo es ignorado en capacitaciones de aquellos en puestos de liderazgo que pudiesen encontrarse en situaciones que requieren una resolución pacífica). Experiencia reviviendo una iglesia urbana, ayudándola a cambiar y crecer para que sirva en una comunidad diversa.  Brindando hospitalidad al desconocido, presenciando la unidad en Cristo e exclusividad  dentro de la comunidad y la iglesia de Dios. Una firme visión y energía para crear e implementar una nueva cultura dentro del sínodo o la iglesia en general hacia nuestra meta, la cual se establece en las primeras 3 palabras de la Declaración de Misión de nuestro sínodo: “Trabajamos juntos” para gentilmente invitar a otros a la comunidad Cristiana a través de comprobada trayectoria en destreza prácticas, planes y programación.

 

Una Santa re-imaginación

¿Que considera es el principal desafío para la iglesia en general en los próximos seis (6) años, y cómo lo abordaría?

El principal desafío para la iglesia en general en los próximos seis años es cómo CRECER. Lo siguiente enumera como lo abordaría:

1.          Liderazgo Siervo Sinodal: Imaginarse el oficio de Obispo no como el administrador principal, sino como el Jefe Servidor-Líder del Sínodo. ¿Por qué? Porque un líder que pueda despertar nuestra imaginación colectiva con humildad, ánimo y confianza nos mueve a  trabajar juntos. Eso sirve a la vitalidad y salud de todas nuestras congregaciones.

  1. Convenio: Desarrollar agrupación de misiones (pequeños grupos de iglesias que trabajan en conjunto para compartir recursos, ideas y construir relaciones) en todo el sínodo. ¿Por qué? Para fomentar la colegialidad, el aprendizaje compartido y la profundidad en relaciones auténticas y vulnerables.
  2. Reestructuración del personal sinodal: El obispo predicaría e involucraría, con la mayor frecuencia posible, a las iglesias de nuestro sínodo en las Escrituras y la oración. Todos los Obispos Asociados tendrían medio tiempo de llamadas en las iglesias y trabajarían medio tiempo en la oficina del sínodo. ¿Por qué? Porque este tipo de liderazgo sinodal centrado en la congregación atrae atención, visibilidad y enfoque hacia los más destacados talento apostólico de nuestra misión, además de proveer un catalizador para las iglesias en convenio.
  3. Voz pública: Retar a cada una de nuestras iglesias a comprometerse con una iniciativa que haga una diferencia real y duradera en su vecindario. ¿Por qué? Porque las iglesias que están conectadas con las necesidades reales de su parroquia encuentran que la iglesia crece a medida que el vecindario toma confianza.
  4. Aprendizaje mutuo: videos mensuales estilo “Ted Talk” que muestran los aprendizajes compartidos por los líderes en nuestro sínodo. ¿Por qué? Porque tenemos muchos líderes inteligentes subutilizados a los que les encantaría ayudar a nuestra iglesia prosperar.
  5. Compromiso a crecer el cuerpo de Cristo: 1% de crecimiento anual del Cuerpo de Cristo por cada iglesia del sínodo durante 5 años. ¿Por qué? Porque al igual que en los negocios, igual funciona en la iglesia. Si nos alejamos del crecimiento de nuestras organizaciones, por cualquier razón aunque bien intencionada, dejamos de crecer.
  6. Compromiso para crecer en la diversidad en el cuerpo de Cristo: Retar nuestro sínodo para plantar y apoyar por 10 años a 3 misiones dedicadas a ser congregaciones de enseñanza en torno a la diversidad. ¿Por qué? Porque cultivar, apoyar y luego escuchar las voces de los líderes que son culturalmente competentes, mientras caminamos juntos a nuestro  futuro, es el paso para realizar el crecimiento en la diversidad que, como sínodo,  buscamos encontrar.
  7. Compromiso para aumentar recursos: la Ofrenda de Jerusalén, una campaña de tres años para la recaudación de un capital de 5 millones de dólares para el Sínodo del área de Minneapolis. ¿Por qué? Para recaudar recursos para misiones críticas con una sostenibilidad nula o muy limitada y hacer estas misiones sostenibles.
  8. Compromiso a crear más lideres: Por parte del Proyecto Samuel, un programa anual de tutoría congregacional (con un joven de secundaria de cada iglesia), con el objetivo de enviar 146 líderes juveniles al Instituto de Teología Juvenil de Augsburg. ¿Por qué? Porque un “Eli” (Líder Pastoral) que ha escuchado y respondido a la voz del Maestro, está especialmente calificado para ayudar a facilitar y alentar el discernimiento espiritual entre el próximo líder de la juventud -“Samuel” de Dios.
  9. Compromiso a Vivir en Alegría: ¡Celebra !, una disciplina espiritual sinodal para elevar, dar gracias y difundir ampliamente todas las formas en que el reino de Dios está creciendo usando las redes sociales. ¿Por qué? Porque darse cuenta, enfocarse y celebrar en realidad nos inspira.

Estas fueron sus instrucciones para ellos: Y les decía: “La mies es grande, pero los obreros pocos; rogad, por tanto, al Señor de la mies que envíe obreros a su mies”.Lucas 10: 2